Soluciones de Pulido

Este sistema permite pulir piezas utilizando un robot que reproduce los movimientos del operario.  El operario realiza el primer pulido de la pieza manualmente y posteriormente el robot repite los movimientos del operario.

Fase 1:
Captura de los movimientos del operario

Sensores de fuerza Nordbo Robotics

Para capturar los movimientos del operario, la pieza se monta sobre un sensor de fuerza y sobre un sensor del sistema MIMIQ.

El sensor de fuerza medirá la fuerza con la que el operario presiona la pieza sobre el disco de pulido.

El sistema MIMIQ grabará los movimientos que realiza el operario, con el fin de reproducirlos con un robot.

De esta forma tendremos tanto los movimientos que debe de realizar el robot contra el disco de pulido, como las fuerzas que se deben aplicar.

Fase 2: Implementación en el robot

El sistema se puede implementar en una o en varias islas de pulido con robot.  En todas ellas habrá un robot con una pinza y con un sensor de fuerza localizado entre la pinza y la brida del robot.  El robot tomará una pieza sin pulir (en este caso de una bandeja llena de piezas), la pulirá, y dejará la pieza pulida en una bandeja de piezas terminadas.

El robot repetirá los movimientos del operario, pero es necesario estar seguros que se está aplicando la fuerza adecuada sobre la pieza.  Esto se controla gracias al sensor de fuerza, el cual verifica en tiempo real que las fuerzas sobre la pieza sean las mismas que se programaron originalmente.

Ventajas del sistema

Este sistema ahorra tiempo de programación y permite aprovechar la experiencia de las personas que habitualmente pulen las piezas y que no tienen conocimientos de robótica.

El robo repetirá siempre las mismos movimientos y ejercerá las mismas fuerzas sobre las piezas, con lo cual todas las piezas tendrán la misma calidad.

El sistema funciona para robots de diferentes marcas.